De permisos de maternidad e índices de criminalidad

8684629-winter-s-day-a-happy-family-mom-and-baby-snow-park-walkLeo un artículo sorprendente titulado “Suecia cierra cárceles por falta de presos“. La criminalidad desciende año tras año y los expertos lo atribuyen a las políticas preventivas y de reinserción, que probablemente serán, como en todo lo demás, las más avanzadas del mundo.

Sin embargo, a mí me da que la causa profunda no está (solo) ahí.  La realidad es que hace muchos años que Suecia está invirtiendo en salud mental de la población, incidiendo con especial cuidado en el momento de la vida en la que se gesta la salud mental para toda la vida: los primeros años.  Suecia es uno de los países que más apoya la crianza de los niños en su hogar, con sus 96 semanas de permiso por maternidad (y 60 días para el padre obligatorios) a cargo del erario público.

Casualmente, dos años mínimos en el hogar con los padres es lo que recomienda esta plataforma de psiquiatras infantiles que saben muy bien en qué se fundamenta la salud mental para toda la vida.  Eso no impide que Suecia tenga uno de los mejores índices de empleo femenino del mundo y de presencia femenina en puestos directivos en empresas y la política.  ¡¡Que hay tiempo para todo!!

imagesEn España y otros tantos países, como somos muy modernos y nos hemos creído la milonga de que somos iguales, seguimos haciendo pagar a las familias en general y a los bebés y niños en particular el precio de una igualdad mal entendida, un Estado que no se interesa por lo fundamental y de un feminismo anticuado que considera la maternidad un lastre para la mujer.  De modo que las propuestas políticas más ¿”avanzadas”? al final no son más que otra vuelta de tuerca más en esta escalada de deshumanización, miopía y castigo hacia quienes crean, crían, y cuidan. Y también hacia los bebés y niños, a quienes ven como algo simplemente “aparcable” para poderse ir cuanto antes a trabajar. Como si la crianza no fuera un trabajo importantísimo para todos. ¡¡Que estamos hablando de salud mental!!  … y de los derechos de los bebés ¿alguien se acuerda?

En el extremo contrario de Suecia tenemos a Estados Unidos, que no tiene permiso de maternidad como tal, solo las empresas de más de un cierto número de empleados y sin derecho a subsidio.  En EEUU no sólo no cierran cárceles, sino que tienen uno de los índices de criminalidad mayores del mundo.  Que los chicos tengan que pasar el detector de metales antes de entrar en el colegio da una idea bastante precisa del clima social existente.  Canadá, en cambio, tiene un año de permiso de maternidad, entre otras muchas diferencias.  Merece la pena ver este documental sobre la relación entre las políticas de protección social y el clima de criminalidad en ambos países.  Nada es casual.

El artículo en cuestión también menciona cuales son los países con mayorimages-2 población carcelaria del mundo, como India o China.  Eso me hizo recordar un libro que leí hace años: La cientificación del amor, en el que su autor, Michel Odent, cuenta cómo los estudios antropológicos han demostrado de muchas formas que la mejor forma de crear seres agresivos es entorpecer el vínculo con la madre, que recibe su gran impulso en el nacimiento, por el estado hormonal especial de ambos (si no se inhibe).

En la edad moderna, la forma en la que este vínculo se debilita desde sus inicios ha ido adquirido formas siniestras y un alcance casi global.  Es tan simple como impedir a la madre segregar las hormonas del amor que toda mamífera segrega durante el parto. Se hace de forma generalizada y sistemática al inducir o estimular el parto con hormonas artificiales, o realizando cesáreas innecesarias sin trabajo de parto, y en general maltratando a las madres, lo que a su vez reduce espectacularmente las posibilidades de éxito en la lactancia materna, la gran sanadora del vínculo.  La violencia obstétrica causa verdaderos estragos en la salud mental de las madres y el vínculo madre-bebé.

Otra de las cosas que cuenta Michel Odent en ese libro es que, dado que viaja constantemente por todo el mundo, ha acabado por desarrollar su propia estadística en cuanto a la seguridad en las calles.  Según él, aquellos países en los que hay un alto índice de cesáreas (indicador de una alta medicalización de la asistencia) suelen ser también aquellos en los que es arriesgado caminar solo por la calle de noche. Mientras que los que tienen bajos índices de cesáreas suelen ser seguros a cualquier hora.

Casualmente, los países con mayor índice de cesáreas son también aquellos en los que “no se puede pasear sol@ por la noche” sin correr un alto riesgo: Brasil, México, India, China …   Volviendo al tema de Suecia, uno de los países más seguros del mundo, casualmente  cuenta no sólo con uno de los sistema más completos de protección a la familia, sino también de atención al parto más respetuoso, con un indice muy bajo tanto de cesáreas como de intervenciones/interferencias innecesarias.

Siempre hay una relación directa entre estos dos factores, ya que son distintos aspectos de un mismo paradigma, que reconoce -o no- el valor de lo que es valioso. La calidad de la educación es otro aspecto relacionado.

Resumiendo, la calidad de la atención a la maternidad, la familia y la crianza son el reflejo, causa y a la vez consecuencia del grado de civilización, respeto y humanidad de una sociedad.

Es urgente ya relacionar las causas con sus efectos y tomar decisiones acertadas.  Si tenemos que empezar por alguna parte a mejorar algo las cosas, podríamos empezar por poner el acento en cuidar, en vez de (tratar de) curar.  Como dicen mis hijas, renta. Y si no que se lo digan a los suecos, que andan andan cerrando cárceles por falta de presos.  ¿En qué queremos invertir?

Solo es necesario que los que deciden sobre estas cuestiones estén bien informad@s,  tengan visión a largo plazo y poco apego al rendimiento político inmediato.