Muñecas: el problema no es (solo) la talla

1 Dic

Diapositiva1Lease esta reflexión dentro del contexto actual de hipersexualización de las niñas, pubertad precoz (sí, ya sé que hay otras causas…), una infancia que dura tres cuartos de hora (y menguando …)  y una insatisfacción generalizada con la propia imagen en las adolescentes.

En los últimos meses han salido al mercado modelos de muñeca con proporciones reales (y no con proporciones que en un cuerpo real serían incompatibles con la vida). Muchos padres lo han celebrado, y aparentemente parece la solución a este estereotipo de mujer espaguetti que venden este tipo de muñecas. Solo que, bajo mi punto de vista, hay otro tema de fondo que no se está considerando.

Todas esas muñecas de nueva generación (léase: de fabricación industrial), por llamarlas de algún modo, tienen algo en común: son muñecas que NO representan a niñas, sino a mujeres adolescentes y jóvenes (y de un tipo muy concreto).    Y ese es un fenómeno nuevo en la historia de los juguetes para niños.

girl-with-dollUna muñeca no es un juguete cualquiera.  La forma en la que las niñas (y los niños, si tienen la oportunidad) juegan con las muñecas/os evidencia que lo que entra en juego es algo muy profundo: niñas y niños proyectan en los muñecos su mundo interior, reproducen lo que les sucede en su vida real, gestionan conflictos y dificultades, se colocan en la otra parte de la ecuación y adoptan en su juego el papel del adulto ….

El juego simbólico con las/os muñecos es de una extraordinaria riqueza y valor para niñas y niños.

Los expertos en pedagogía consideran a la muñeca (o el muñeco) una especie de alter-ego, y de hecho siempre han sido figuras infantiles, con las que la niña (o el niño) se podía identificar. Lo que se produce en ese juego es tan revelador de lo que hay en su psique que observar el juego espontáneo es un recurso básico utilizado por l@s psicólog@s para diagnosticar trastornos psicológicos en los niños y su origen.

Diapositiva1Si esto es así, cabe preguntarse ¿que trascendencia puede tener el hecho de que las muñecas con las que juegan las niñas actualmente ya no representen a niñas, sino a mujeres adultas, con pechos y silueta de mujer (anoréxica), con las que la actividad principal no es el juego imaginativo/ simbólico (que queda muy limitado), sino cambiarles de ropa y accesorios y acumular/ consumir nuevos modelos?

En realidad, ni siquiera representan a mujeres adultas normales; ¿realmente queremos que nuestras hijas se identifiquen con esto?  ¿seguro seguro que jugar tantos años con estos arquetipos de mujer NO les va a influir nada?

munecas

Y la pregunta del millón:

Con este tipo de muñecas ¿no les estaremos sacando prematuramente del estado de consciencia infantil, sustituyendo esa relación con lo que ellas/os son -la muñeca-niña-, por la relación con una imagen (completamente distorsionada, por cierto) de lo que algún serán -la muñeca-mujer?  

¿Somos realmente conscientes de las implicaciones de este cambio tan radical (propiciado por la industria) de lo que siempre ha sido un juguete arquetípico por un artículo de consumo sujeto a los imperativos de la moda y la publicidad?  ¿Qué trascendencia está teniendo el que estas “muñecas”, además, siempre representen un estereotipo de adolescente/mujer tan cortado por el mismo patrón, con una apariencia física tan artificial, hipersexualizado, de proporciones tan imposibles y unas actitudes y valores como los que encarnan?

No tengo respuestas, es solo una reflexión.niños amamantando

Por cierto, es perfectamente posible poner el filtro y vivir la infancia sin este tipo de muñecas.

Y sería estupendo que los niños también tuvieran muñecos normales. Podrían jugar -por ejemplo- a ser estupendos padres.

Isabel Fernandez del Castillo

Nota:  ¿Quieres confeccionar tu muñeca? Aquí tienes dos sugerencias:

http://www.vozymovimiento.com/la-muneca-y-su-rol-en-el-desarrollo-infantil-con-patron-de-muneca-de-trapo-y-canciones/

DIY: Muñeca Waldorf de abrazar