Requiem por los juegos tradicionales (cuanto se están perdiendo nuestros hij@s)

brueghel

Les invito a ver este vídeo y preguntarse si hoy en día sería posible ver una escena como esta (que por cierto transcurre sin ninguna intervención adulta) en un parque o un patio del colegio.  Probablemente no.  Y no sólo porque las ciudades se hayan olvidado de los niños, o porque en los patios del colegio domine el fútbol:  es que los niños actuales no conocen ni una centésima parte de los juegos a los que jugaban, quizá ya no sus padres, pero sí sus abuelos.  Tampoco tienen el impulso de hacerlo.  La cadena de transmisión se ha roto.

La gallinita ciega (Goya)Los juegos tradicionales son una expresión genuina y espontánea del alma y la creatividad de un pueblo, una forma de cultura popular que no solo se observa sino que se vive, se juega, se canta, se disfruta, se comparte, se transmite.  Un programa completo de desarrollo de “inteligencias múltiples” e integración de habilidades diversas, creado y perfeccionado de forma espontánea a lo largo de los siglos por el propio pueblo.

Se trata de un patrimonio cultural y artístico popular de un incalculable valor social, educativo y lúdico transmitido de generación en generación, y que está a punto de extinguirse para siempre.  Una escuela natural de convivencia,  respeto y aceptación de reglas del juego por parte de todos autogestionada por las/os niñas/os.

jeux d'autrefois, cerceaux et a la cordeIgual que hemos permitido que la industria agroalimentaria haya hecho desaparecer la mayoría de las variedades alimentarias en todo el planeta para reducirlas a unas pocas controladas por un puñado de multinacionales, también hemos permitido que la diversidad de juegos populares haya sucumbido a la invasión de la industria audiodiovisual, y también a ese rodillo cultural llamado fútbol, que no es que sea malo ni bueno, es que debido a la presión mediática lo domina todo, y como todo monocultivo, impide que otras cosas sucedan.

El diseño miope de los cada vez más dininutos y banales parques infantiles es un escollo añadido, sin duda.

Termino esta breve reflexión con esta lúcida afirmación del músico Jordi Savall, perfectamente extrapolable al tema de esta entrada (muchos juegos, además, son cantados):

“Hoy en día pocos niños serían capaces de cantar cinco o seis canciones tradicionales catalanas o españolas. Nos hemos quedado sin lazo con la tierra. No nos percatamos de que cuanto más globales son la vida y la sociedad, más importante resulta que recordemos nuestras raíces e identidad.”

Jordi Savall. La Vanguardia Magazine. 22/03/2015

No dejemos que este patrimonio se pierda. Preguntemos a los mayores, investiguemos, todo antes que dejar que nuestros niños dejen de ser protagonistas de su tiempo de juego, queden huérfanos de sus raíces culturales y sustituyan la complejidad, riqueza y diversidad de los juegos atemporales, por el simple consumo de productos de la industria del entretenimiento.

Isabel Fernandez del Castillo

Obra de portada:  “Juegos infantiles”, de Pieter Bruegel, 1560.

 

Más información:

* Museo del juego.  INEF. Univ. Complutense de Madrid

* Repertorio de antiguos juegos infantiles. Ana Pelegrín. CSIC. 1998

* Cada cual atienda su juego. Ana Pelegrín
http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/cada-cual-atienda-su-juego-de-tradicion-oral-y-literatura–0/html/

* 66 juegos populares para educar. Victoriano Yague y otros
http://www.casadellibro.com/libro-66-juegos-populares-para-educar/9788483168073/986093

* Para jugar como jugábamos. Varios autores
http://redined.mecd.gob.es/xmlui/handle/11162/2608