La ciencia miope y la evidencia científica

24 Oct

15609670_sPodría poner 100 ejemplos, pero voy a utilizar éste porque acabo de escribir un resumen para la revista Tu Bebé, y porque es un buen ejemplo de ciencia mecanicista/ miope, con visión de microscopio y  razonamiento lineal.

Leo un estudio que concluye que las madres que han tenido un mal vínculo con sus madres tienen menores tasas de oxitocina (hormona que crea lazos afectivos) en sangre y mayores dificultades para vincularse con sus bebés. El objetivo del estudio, parece ser, sería detectar en qué casos podrían producirse estas dificultades para poder ayudar a las madres. Pues estupendo.

Pero me falta algo, así que vuelvo a leer la noticia, a ver si me he saltado algúnplastico párrafo, porque no puedo creer que los investigadores -ya que quieren prevenir…- no hayan tenido en cuenta qué factores que pueden influir en las tasas de oxitocina en el posparto y puerperio;  por ejemplo:

* si el parto se ha estimulado con oxitocina o no (administrar oxitocina sintética inhibe la secreción interna de la hormona y cambia por completo el escenario hormonal [y por tanto emocional y afectivo] de la madre, que tarda semanas en volver a los niveles de producción anteriores),

* si se ha permitido a madre y bebé estar juntos en el momento crítico tras el nacimiento (el mayor pico de oxitocina que puede alcanzar una mujer … si no se si no se inhibe, claro),

* si la madre está amamantando a su bebé, etc …

todos ellos factores que afectan muchísimo al estado hormonal de la madre, sus tasas de oxitocina en sangre (y por tanto la calidad del vínculo afectivo con su bebé).

Pues no, no se ha tenido en cuenta. Pero vamos, que no me extraña. Suele ser habitual esta mirada de microscopio que observa una pequeña parcela del cuadro y se olvida del resto, que se centra en el texto y prescinde del contexto.  Para ellos, los niveles de producción de oxitocina son algo uniforme, constante, ajeno a las circunstancias. Es la genética sin epigenética.

Pero lo que más me enciende las alarmas es lo que leo al final del artículo: los autores barajan como “tratamiento” posible, además de la terapia conductual ¡¡administrar oxitocina a las madres!!   Tipico razonamiento lineal: allí donde falta, yo pongo.  Administrar oxitocina a las madres no sólo no resolvería el problema, sino que crearía otro mucho mayor: siempre que desde fuera se administra al cuerpo algo que él debe de sintetizar, el sistema de producción se inhibe, para evitar sobredosis.  ¿Qué quieren?  ¿mujeres enganchadas al inhalador de oxitocina de por vida?  Muy conveniente para la industria.

Cascada de intervenciones. Fuente: https://www.facebook.com/pages/Diario-de-una-mam%C3%ADfera/171542936325165Y esta es la “evidencia científica”  con la que contamos para cambiarlo todo. Que sí, que algo es algo, y ciertamente ha contribuido a cambiar cosas. Pero a menudo son visiones tan parciales, lineales e independientes del contexto que hay que cogerlas con pinzas e incorporarlas con calzador al cuadro general, ya que ellos (los investigadores) no lo hacen.

Luego hay otra cuestión más que evidente: sólo es evidente lo que alguien ha estudiado. Hay multitud de temas que nadie se ha molestado en investigar, por tanto, no hay “evidencia científica” a la que agarrarse para dejar de hacer prácticas que, a menudo, comenzaron a practicarse sin ninguna evidencia científica.  Porque esa es la cuestión, los “expertos” piden toneladas de evidencia científica para desmontar prácticas instalas en los usos y costumbres sanitarios sin la más mínima evidencia científica, y a menudo ni por esas.

Isabel Fernandez del Castillo

[Foto: Diario de una mamífera].