Como recuperar un árbol segado cada año y reducido a matorral

Año tras año los servicios de “jardinería” y de desbroce siegan miles de árboles surgidos espontáneamente en zonas semiurbanas o rurales, reduciéndolos una y otra vez a matorral.  Una vez hecho esto un par de veces, es imposible que el árbol recupere su estructura natural, a menos que se intervenga.  ¿Qué se puede hacer?

El árbol de la izquierda ha sido segado a ras de suelo varios años. El de la derecha también sufrió el mismo tratamiento durante varios años, hasta que las raíces adquirieron fuerza y tamaño suficiente para responder a la poda y crecer en altura

.
Lo que vemos en la imagen de la izquierda es el resultado de haber cortado al ras un árbol  durante varios años.   El de la derecha está situado a escasos metros del primero y ha llevado varios años poder transformar uno en otro.  Para ayudar al árbol a recuperar su forma, me inspiré en el el  FMNR (Farmed Managed Natural Regeneration), siguiendo los siguientes pasos:

  • antes de primavera, seleccionar los dos tronquitos más gruesos y verticales, situados de forma equilibrada con respecto al centro, y cortar todos los demás.

  • posteriormente cortar las ramas laterales de esos dos troncos hasta 1/3 del suelo, aproximadamente, para que cuando llegue la primavera, el árbol crezca el vertical en lugar de desparramarse en horizontal, cosa que va a intentar ya que hay una gran desproporción entre las raíces y la parte aérea del árbol.  Queremos que crezca en altura lo antes posible para que llegue el momento en que los servicios de  ¿”mantenimiento”?  entiendan que “eso” no es una “mala hierba” sino un árbol y lo dejen en paz.  Los primeros años es probable que no se enteren y lo vuelvan a cortar.  Paciencia y repetir la operación (o hablar con ellos si tenemos la oportunidad).
  • Hay que evitar cortar todas las ramas laterales de los dos tronquitos, o dejar solo uno de ellos, para evitar que el árbol se vea obligado a crecer demasiado deprisa en altura, pues entonces el primer viento lo puede tumbar.
  • Esto tiene que hacerse en enero-febrero.  Los jardineros suelen pasar dos veces, a principio y final de la primavera.  Si no hay suerte y vuelven a cortar, esperar a que salgan las primeras ramas y repetir la operación (dejar solo dos verticales).  Cuantos más años tengan las raíces, más rápidamente crecerá después el árbol y más posibilidades de recuperarlo.

En la foto de abajo, el árbol de la izquierda se encuentra en un punto intermedio entre el de arriba (mas joven) y los más maduros de las fotos inferiores.  Los jardineros lo respetaron por primera vez el año pasado, pero dado que las raíces ya se habían desarrollado durante varios años, en solo un año ha podido crecer tanto. Fue necesaria otra poda entre las dos siegas en primavera, y otra poda en verano para que la energía de las raíces pudiera concentrarse en solo esos dos troncos y pudieran alcanzar altura.

.

 

Detalle de la base de los troncos varios años después …

 

Los dos troncos que dejamos en la poda inicial, varios años después de evolución en árboles cercanos

Tres árboles cercanos, varios años después de la operación

 

 

 

Misma historia …